Unidos por las aguas

Corredor Pájaros Pintados

El Corredor de los Pájaros Pintados es uno de los tesoros turísticos de un Uruguay aún por explorar. Un entramado de pueblos y ciudades de belleza despojada, exuberante naturaleza y férreas tradiciones: visita a tres de sus 12 destinos, en un programa que revaloriza la historia, la gastronomía y el colosal río que los une.

El lomo marrón del Uruguay parece dominarlo todo. Nuestra lancha se abre paso generando un surco momentáneo que desaparece pronto en la calma superficial del río. A ambos lados, verdes selváticos hacen un alto cada tanto y ofrecen montes bajos donde algunos pájaros buscan su alimento y pispean sorprendidos. Las horas y los días de sus pueblos ribereños están marcados por estas aguas: su crecida o bajante impone no solo la fortuna para la pesca, sino los ritmos de las 12 localidades de los departamentos de Soriano, Río Negro, Paysandú, Salto y Artigas, emblemas de un recorrido del que tanto nos han hablado y es apenas un botón de muestra de una costa rica en naturaleza, misterios y tradiciones. El Gringo desacelera y la embarcación exhala al fin su descanso hacia el muelle de Bella Unión, uno de los paraísos del Corredor de los Pájaros Pintados. En las amarras, mate en mano, está Karina Fortete. “Este es uno de los extremos de nuestro tesoro”, dice la referente del programa financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el ministerio de Turismo Uruguayo.

 El nombre mismo del circuito deriva de una de las acepciones que los guaraníes daban a la palabra “uruguay” y refería a las aves que pueden verse de punta a punta del corredor. Bajo esa protección contiene reservas donde es posible navegar, pescar, caminar, andar a caballo o en bici. Donde hay pueblitos termales para relajarse y otros que deslumbran por sus fiestas, junto a una gastronomía de origen ruso o alemán. “La idea de revertir la concentración geográfica y armar una red de instalaciones náuticas articuladas con emprendimientos turísticos locales con eje en el río nos permitió priorizar el destino como unidad y no un producto en sí”, señala Fortete. Hoy son más de cien los adheridos al programa del corredor, entre entidades públicas (municipios, por ejemplo) y operadores de lo más variados. “Hemos visto cómo el turismo puede ser una herramienta clave para el desarrollo económico y social, y también para la cohesión territorial. Esa visión conjunta sobre el futuro del corredor activó una red de cooperación y reciprocidad que es nuestro mayor orgullo”, completa.

Nota Página 12

Otros post relacionados que te pueden interesar.

Aún no hay comentarios

Dejar una respuesta