Plaza Treinta y Tres Orientales

Generales

Plaza más antigua de la ciudad que lleva el nombre en conmemoración al desembarco de los 33 Orientales, momento en que se inicia la lucha por la Independencia Nacional. El más antiguo y mítico espacio abierto de la ciudad, ha sido incorporado a los bienes protegidos como Monumento Histórico Nacional, por resolución del Ministerio de Educación y Cultura, de acuerdo a la ley 14.040. De esta forma pasa a instalarse dentro de los 58 items que el departamento posee con esa categoría.

103_8590

Foto tomada desde esquina de las calle Uruguay y Juan Carlos Gómez

Plaza como centro de reuniones

La Plaza de los Treinta y Tres Orientales, la “Vieja”, fue desde el primer delineamiento urbano, el lugar de concentración de las manifestaciones  principales de la comunidad y de sus elementos constitutivos. En 1855 se inaugura el Templo del Carmen, en 1862 la Jefatura Vieja; en 1882 el edificio de la Intendencia. Más tarde se agregan los símbolos financieros de los Bancos BROU, BHU y otros que han estado o permanecen en sus bordes. Luego se incorporará una manifestación deportiva con Salto Uruguay. Tales edificios, que sintetizan el quehacer de una ciudad, acompañan a la plaza misma, como el ágora por excelencia de los salteños

Modificaciones posteriores a 1910

La plaza de hoy no siempre fue así. No hay demasiados datos anteriores a 1910, pero es en ese año (ver fecha en la escalinata de la esquina suroeste) se trazan su centro, con la fuente del angelito; las estatuas de las cuatro estaciones traídas de Francia y los clásicos paraísos. Allí tuvieron cita las procesiones religiosas, los actos políticos, las celebraciones patrias, hasta que llegó el Gran General con su Monumento y la plaza de su nombre, copó los acontecimientos principales.100_9591

Foto tomada desde el centro de la plaza hacia Iglesia San Juan Bautista (Calle Florencio Sánchez)

Modificación estructural e incorporación de bustos

Aquella plaza de 1910, fue modificada en 1973, se incorporaron los bustos de Lavalleja y Oribe héroes de la Cruzada de los Treinta y Tres y se abrieron otros senderos, en uno de ellos se colocaron cuatro estatuas que representan las cuatro estaciones del año. Mas cerca en el tiempo se instalaron otras fuentes y se modificaron algunos entornos y arbolados, pero hasta hoy tiene un especial cuidado por sus jardineros, que la mantienen como una esplendorosa manifestación floral. Esta declaratoria hace que en el futuro, cualquier alteración deba ser aprobada por la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación.

100_9596

 

Fuente principal, Alegoría del Niño y del Cisne

Otros post relacionados que te pueden interesar.

Aún no hay comentarios

Dejar una respuesta